Mi niño no come carne

Y es que cuando se habla de alimentación complementaria o introducción de alimentos siempre se tiene en cuenta, o se sobreentiende, que el bebé va a seguir una dieta omnívora. Pero no siempre es así: hay muchos padres vegetarianos y veganos que optan por seguir el mismo tipo de alimentación para sus hijos. Por eso hoy os traigo una opción para ellos. Bien, para ellos y para los que siguen una dieta en la que comen de todo. A mi hijo le doy a menudo papillas de este tipo. A ver que os parece:

FullSizeRender-4_Fotor

Lleva un trozo de col, un trozo de  calabaza, una zanahoria, una patata pequeña, un puñado de lentejas naranjas, un puñado de lentejas y un queso de burgos entero. Como he dicho en otros post yo utilizo el robot Babycook, pero se puede hacer en un cazo al fuego. En el caso de la Babycook se ponen todas las verduras y se añade agua a la caldera, nivel 3. Las lentejas se pueden cocer en la arrocera. Si lo hacemos en un cazo se ponen todos los ingredientes menos el queso y al fuego. Una vez cocido se añade el queso burgos, un chorro de aceite de oliva virgen extra en crudo y se tritura. Y ya tenemos lista la papilla vegetariana para nuestro bebé 🙂 La textura queda buenísima.

Esta papilla es rica en proteínas (aunque no lleve carne ni pescado) procedentes del queso y de las lentejas, con lo cual no hay déficit de ningún nutriente.

FullSizeRender-2_Fotor

Si la probáis, animaros a contarme cómo ha ido 😉 Buen provecho!

Anuncios

Yogures caseros para bebés

Mi hijo ha comido siempre muy bien. Y cuando digo muy bien me refiero a muuuuy bien. Es de esos niños que abre la boca cada vez que se acerca la cuchara, de esos que le das un plato con trocitos y se lo come entero, de esos que le das cualquier alimento y en seguida se lo lleva a la boca con una sonrisa de oreja a oreja, de esos que curiosean con lo que hay en la mesa… todo le gusta y todo lo prueba.

Pero los yogures no los quiere. Los prueba pero no le gustan y los escupe. Supongo que los encuentra demasiado ácidos. Hasta ahora no me había importado, ningún alimento es imprescindible. Pero hace un par de semanas cogió una otitis tremenda y tuvo que seguir un tratamiento con antibióticos. Y ya sabemos que los antibióticos eliminan todas las bacterias, las buenas y las malas. En estos casos los yogures pueden ayudar a repoblar la flora intestinal, por eso pensé que era bueno que los tomara. Se me ocurrió que quizá los yogures caseros le gustarían. Y así fue. Ahora toma uno al día y le encantan. Se vuelve loco. Son más dulces que los yogures normales y salen más económicos que los yogures preparados con leche de continuación de los que encontramos en el supermercado.

addtext_com_MTA0OTE0NDUxMg

Por eso quiero compartir la receta que he seguido, por si alguien se anima a hacerlos y le funcionan tan bien como a nosotros. Empecé a hacerlos con leche de continuación (la 2) y ahora los hago con leche de crecimiento (la 3).

Necesitamos: medio litro de agua, 25 cucharadas de leche de continuación o crecimiento, 8 cucharadas de cereales con o sin gluten (los que uséis) y un yogur. Con estas proporciones queda una textura bastante similar a los yogures convencionales, con una textura muy cremosa y sabor agradable. Los cereales sirven para espesarlos, y el sabor dulzón lo da la leche infantil. Para prepararlos se mezclan todos los ingredientes,  los ponemos en los recipientes y ya podemos dejarlos en la yogurtera toda la noche. Por la mañana siguiente ya estarán listos para meterlos en la nevera a enfriar, previamente tapados, claro.

Y ¡listo! si la hacéis, espero que me contéis qué tal 😉

Papilla de patata, calabacín y ternera

Quiero compartir con vosotros esta papilla, ideal para las primeras introducciones de carne al bebé.

Se puede hacer con un robot de cocina (yo he usado el Babycook, que cocina al vapor) o hacerlo de modo tradicional, sea hervido o al vapor. La ventaja de la cocción al vapor es que se conservan mucho mejor las propiedades nutritivas de los alimentos cocinados. Esta papilla es muy sencilla de hacer, tiene un agradable sabor y es de fácil digestión.

Con estas cantidades tenemos puré para dos días, en caso de un bebé de 6 o 7 meses. Para quien use Babycook el agua se mete al nivel 3. He usado ternera picada (compré filete en la carnicería y lo hice picar) porqué se cuece en menos tiempo, pero se puede usar filete cortado a trocitos.

Y como una imagen vale más que mil palabras, aquí os dejo las instrucciones en modo foto 😉

IMG_0535

IMG_0536

IMG_0538

Suelo poner los ingredientes a capas, así los sabores se impregnan mejor de un alimento a otro

IMG_0537

IMG_0539

Et voilà! Espero que os guste 🙂