Adiós al picor de las picaduras

Cuando era pequeña me acribillaban los mosquitos. Sin piedad. Bueno, de hecho el recuerdo inicia de pequeña pero sigue hasta que soy adulta. Pocas cosas me han funcionado para evitar que me piquen. Pero desde hace un tiempo he descubierto mi método infalible para que no me pique ni un solo mosquito. Ni uno, de verdad. Y éste método es mi hijo. Cuando estamos juntos (o sea casi siempre, que el susodicho tiene 2 años) todos van a él. Recuerdo su primer verano en casa de los abuelos en Italia, que tenía 5 meses, que le contamos 41 picaduras en una sola pierna. Daba una pena…

mamanatura

Y, para los curiosos, sí, llevaba un antimosquitos apto para bebés tan pequeños, un aparato de éstos de hacen aquel ruidillo, velas, en la habitación había un killpaf o como se diga… lo intentamos todo, pero se ve que aquellos mosquitos son de una especie con superpoderes o algo…

La historia de los mosquitos se ha ido repitiendo cada verano, así que como no podemos evitar las picaduras, al menos vamos a intentar hacerlas más llevaderas. Por eso hemos estado probando los productos de mama natura (Laboratorios DHU) para el cuidado de las picaduras. He de decir que prácticamente no se ha rascado. Y eso es un gran logro, ya que muchas veces se le infectaban las picaduras de tanto rascar. Me gusta mucho su formato, pequeño, que lo puedes llevar en el bolso con comodidad, o incluso en el bolsillo de los pantalones. Y lo que más me gusta es que son aptas desde 0 meses, así que de coña para el nuevo miembro de la familia. Están hechas a base de plantas, con lo que son naturales, y eso para mi es esencial. Al aplicarlo sientes una sensación de frescor en la piel (sí señores, yo también lo he probado) y se absorbe rápidamente. El olor no es nada desagradable, como sucede con algunos roll-on de otras marcas. No llevan ni amoníaco ni corticoides, por eso me encantan tanto para mi, pero sobretodo para los dos peques (2 años el primero y 2 meses el segundo).

De momento mi experiencia ha sido positiva, así que a la maleta directos que van, que en 10 días vamos para Italia. Allí sí que pasarán por la prueba de fuego, ya os contaré 😉

mamanatura insect

Vuelta al cole fácil

La vuelta al cole ya está aquí y un sinfín de cosas hay que preparar. Si para la guardería me parece ya bastante no quiero ni pensar cuando empiece el cole de los grandes ayay.

A mi, sinceramente, me hace ilusión que vuelva a la guarde. Se divierte un montón y hace cosas que en casa no podría hacer con tantos niños de su edad. Verlo llegar contento y sucio me encanta 😀

Y lo que también me ha encantado son las etiquetas para identificar sus cosas de Stuckonyou y de ellas os quiero hablar en este post.

Son comodísimas para la ropa (no hay que coser) y también para objetos: la agenda, el vaso de agua para beber, el chupete, portachupete… para todo lo he usado oye. En la ropa de recambio, el uniforme de la guardería y en la mochila las planchas diez segundines y listo. Además de cómodas de poner son taaaaan bonitas. Ya llevan algunos lavados y están como el primer día. Y para los objetos como el vaso de plástico, el biberón, la agenda y demás es como una pegatina normal pero más gordota y resistente. Aguantan en el lavavajillas y todo! 😉

stuckonyou2

Tienen infinidad de diseños y colores para combinar, vienen de distintas formas y medidas. Además puedes añadir un icono junto al nombre para que sean aún más únicas.

Si las quieres solamente tienes que entrar en su web http://www.stuckonyou.com y crear lo que más te guste. La web es muy sencilla e intuitiva (además de bonita) y las etiquetas las envían en pocos días. Hay que decir que el paquetito es para morir de amor (me hizo tanta ilusión recibirlo que no me dio tiempo ni de sacar una foto antes de abrirlo). Además tienen packs ahorro en los que puedes encargar unas cuantas etiquetas de cada y salen mucho más a cuenta (eso es lo que hice yo, jejeje). Las recomiendo al 100%.

Venga, que aún estáis a tiempo de pedirlas y que lleguen antes de la vuelta al cole.

Ola de calor: ¡no olvides hidratarte!

Estos últimos días estamos inmersos en una fuerte ola de calor que está afectando a España, y también a buena parte de Europa.

Los bebés, niños y ancianos son los más propensos a sufrir un golpe de calor, así que hay que prestar atención en que sigan unas pautas preventivas saludables.

Es importantísimo hidratarse bien cuando hay altas temperaturas para evitar problemas de salud. Bien es cierto que cuando hace tanto calor el cuerpo ya nos pide líquido de por si, pero debemos beber aunque no tengamos sed. Además debemos evitar permanecer en sitios muy soleados y hacer ejercicio al aire libre durante las horas centrales del día, para evitar posibles lipotimias y deshidratación.

Además de beber mucho líquido, es bueno cuidar la alimentación: optar por frutas y verduras frescas, ensaladas, gazpachos y zumos nos ayudará a sentirnos menos pesados y a la vez a reponer líquidos. Se deben evitar comidas copiosas y de difícil digestión, platos muy condimentados, platos calientes, las bebidas muy azucaradas y la cafeína.

agua

Merienda de bolsillo

En el post de hoy quiero hablaros de las bolsitas Naturnes de Nestlé. Como ya sabéis yo soy de cocinar todo lo que mi hijo come, ya sea por preferencia o ya sea por “deformación profesional”, porque así controlo al 100% lo que se come. Pero no siempre es posible, como toda madre no llego a todo y además en mi pequeña grande familia tratamos de tener un poco de vida y salir un poco de casa siempre que sea posible. Y salir implica casi siempre que alguna comida cae fuera. Por eso, en este tipo de situaciones, tiramos de algo preparado. A veces la comida la cocino y me la llevo en un termo, pero la merienda no me la llevo nunca preparada. He tenido la oportunidad de probar las bolsitas Naturnes y la verdad es que tanto a mi como a mi niño nos han encantado.

naturnes

Os cuento, ahora sí, lo que me han parecido:

Primero de todo el formato: cómodo es poco. El echo de no ser un tarrito, facilita la tarea de dárselo (a un niño de un año, claro está). No hemos necesitado cuchara y él lo ha ido tomado como si fuera un “biberón”. Si es que se ha hasta divertido al ver que chupaba y la bolsa se deshinchaba 😉 Aparte de no tener que llevar una cuchara, también quiero resaltar la practicidad de la misma bolsita, ya que no ocupa nada, y los potitos de cristal ocupan mucho y además pesan en el bolso. Creo que ya vamos demasiado cargados cuando se sale con niños como para añadir peso extra 😉

La textura es buena también, ligera, ni demasiado líquida ni demasiado espesa.

El sabor es riquísimo también. A mi hijo -y a mi- nos han gustado mucho. No se por cuál de los nuevos sabores nos decantaríamos, ya que por suerte mi hijo come super bien y le han gustado todos. Destacaría las mezclas de sabores que quizá en casa uno no piensa en hacer, como el de manzana, zanahoria y mango, y que además permiten ofrecer frutas que no encontramos todo el año de temporada en cualquier época del año.

Ahora añado mi opinión como nutricionista y no sólo como madre: cabe destacar que no llevan azúcares añadidos, ni conservantes ni colorantes. Me parecen una solución práctica para situaciones en las que no es posible ofrecer algo fresco (o es difícil) y son de calidad. Aún y así, sigo prefiriendo y aconsejando dar la fruta fresca a diario en la alimentación de los pequeños y dejar este tipo de productos como algo más bien ocasional.

Navidades sin excesos

Se acercan días en los que las reuniones alrededor de una mesa con comida y más comida son inevitables.

decorar_mesa_navideña

foto de lanavidad.es

Con lo que inevitable es también, si no se trata de poner remedio, coger unos kilos de más. En este post quiero dejar algunos consejos para ayudar a evitar la temida subida de peso navideña:

– Es importante seguir haciendo 5 comidas diarias, para evitar un gran atracón en la comida principal. Tomar alguna pieza de fruta entre horas, infusiones y vegetales nos ayudarán a prevenir arrasar con todo el aperitivo. Los días en que “la gran comida” es al mediodía, ir habiendo desayunado.

– Después de comer no hay nada mejor que ir a hacer un buen paseo. Ayudan a bajar la comida y a no devorar algún que otro polvorón ; )

– Se debe cenar: una ensalada no muy cargada será la cena ideal.

– ¿Habéis pensado en sacar el polvo a la bicicleta e ir a hacer un paseo por las mañanas? Es una manera de cagar pilas y sienta la mar de bien. Si el día es soleado es la mejor terapia para llenarse de energía y positividad.

– En las comidas navideñas es bueno no hacer grandes aperitivos y optar por la piña u otras furtas de postre. Mucho más refrescante y digestiva que pasar directamente a los turrones. Además así comeremos menos dulces.

 

– Evitar cocciones muy grasientas, el horno y la plancha también pueden ser grandes protagonistas de las recetas de estos días. También se recomienda desgrasar los caldos antes de usarlos para guisos o sopas.

– No abusar del alcohol. Es una bomba calórica. Con un buen vino o cava en la mesa será suficiente.

Con estos consejos y moviéndonos, podemos conseguir que la báscula no suba estos días.

Os deseo una muy Feliz Navidad : )

La sorprendente sopa de lechuga

Hace un par de días subí una foto en Instagram que sorprendió a más de uno  y más de dos. Era una foto de la cena, una sopa verde, nada de particular, pero que al leer de qué era generó, como he dicho, cierta sorpresa.

Era una simple e inocente sopa de lechuga.

IMG_0594

Debo confesar que la primera vez que oí que “eso existía” fui la primera sorprendida y, para qué negarlo, reacia a ella. ¿En serio? – pensé- y hasta me dio un poco de repelús 😛 Hasta que la probé, y para ello os dejo la receta, porqué os animo a que le deis una oportunidad, ahora que viene el frío y los platos calientes de cuchara apetecen más que las ensaladas 🙂 Os garantizo que más fácil no puede ser. Ahí va:

Ingredientes: un litro de caldo de pollo o verduras (los perezosos pueden usar un brick), cebolla, ajo, una tacita de arroz y el ingrediente estrella osease la lechuga.

Preparación: se lleva el caldo a ebullición y luego se ponen todos los ingredientes troceados. Cuando el arroz esté listo, todo lo demás también lo estará, y podemos retirar del fuego y triturar con la batidora. Para decorar y hacerla un pelín más interesante se añade queso rallado y/o virutas de jamón.

Et voilà!!

Espero que me contéis si os animáis a hacerla 😛

¿Quieres un collar de lactancia?

Me hace mucha ilusión compartir este sorteo que tenemos organizado en Instagram junto @melumeluhandmade 🙂

Tenéis la oportunidad de ganar un collar de lactancia y dentición, hecho de silicona apta para bebés y libre de BPAs. Son super prácticos para evitar tirones de pelo, rasguños en el pecho y demás “caricias” que nos hacen nuestros bebés mientras los alimentamos (ya sea pecho o biberón) o para calmarse cuando les salen los dientes, ya que sirven de mordedor.

Oye, y si tu bebé no es ya tan bebé, o simplemente te gusta, pues son muy bonitos también 😛

Screen Shot 2015-11-24 at 16.49.24

 

Para participar hay que ir al perfil @mamanutricion a la red social Instagram, buscar la foto como esta y seguir las instrucciones 😉

¡Suerte!

Hoy nuestro bebé come boniato

En este post quiero compartir una receta para una papilla otoñal. Y digo otoñal porqué lleva un ingrediente de temporada: el boniato.

Soy muy partidaria de usar productos de temporada y locales, ya que nos aportan mayor cantidad de vitaminas y minerales (ya que han sido madurados en el árbol o la planta)  y no han viajado miles de kilómetros para llegar a nuestras neveras. Por no hablar del sabor, son mucho más ricos.

El boniato es un tubérculo anaranjado de sabor dulce y que se recoge en otoño e invierno. A nivel nutricional nos aporta hidratos de carbono de absorción lenta, es muy rico en vitamina A, calcio, hierro y potasio, entre otros.

La papilla de hoy lleva boniato como ingrediente principal, ya que es la base energética de la receta. Se puede cambiar por patata si no es temporada de boniatos o si no lo tenemos en casa. A los bebés les gusta mucho ya que tiene un sabor dulzón, resulta muy útil para las primeras introducciones de “verduras” (entre comillas porqué en realidad no es ninguna verdura, sino un tubérculo como he comentado anteriormente).

Necesitaremos un boniato pequeño o medio si es grande, una zanahoria pequeña, un trozo de pechuga de pavo (o pollo) y un puñado de judías verdes.

Image-1-1

Como ya sabéis, yo uso el robot de cocina Babycook, pero se puede hacer al vapor de modo tradicional. Llenamos el tanque de agua a nivel 3. Cortamos todos los ingredientes y los ponemos a la vaporera intercaladamente, para lograr una cocción más homogénea. Dejamos cocerlo y cuando esté listo sacamos un poco del agua de cocción (no mucha, ya que esta papilla es muy pastosa, por el boniato), añadimos un chorro de aceite de oliva virgen extra, trituramos y listo.

Image-1

Es adecuada desde los 6/7 meses (siempre y cuando ya se tomen verduras y carnes), ya que todos los ingredientes son de fácil digestión. Es una papilla adecuada para la introducción de las aves en la dieta de nuestros bebés.

Image-1-2

¡Que aproveche! 😉

“La vacuna de marras”: Bexsero

Hoy hemos ido al pediatra para ponerle al peque la vacuna Bexsero. Y digo “de marras” porqué su llegada a España ha traído cola.

bexsero

Bexsero, es una vacuna contra la meningitis B, que es la causa más frecuente de meningitis bacteriana y es responsable de siete de cada diez casos de meningitis en España. Se comercializa desde el 1 de octubre (cuesta unos 100 €/dosis) y finalmente nuestro país se sitúa en línea con el resto de Europa, donde ya estaba disponible desde mucho antes, en algunos, incluso, incluida en la seguridad social. Los pediatras españoles llevaban mucho tiempo insistiendo en que esta vacuna tendría que ser obligatoria en el calendario vacunal de nuestros niños, o, almenos disponible en farmacias. Hasta entonces solo era de uso hospitalario para niños inmunodeprimidos o con alguna enfermedad crónica. La que sí está incluida es la vacuna contra la meningitis C (aunque el 65% de los casos de meningitis son causados por el meningococo B).

Se recomienda ponerla a los dos meses de edad y repetirla dos veces más con un intervalo de un mes entre ellas, y hacer otra repetición al cabo de un año. Es un desembolso económico grande, claro está, pero la salud de mi hijo pasa por delante.

Los niños más grande de esta edad, pueden también ponerse la vacuna. Nosotros, al vivir fuera, hemos tenido acceso a ella cuando el bebé tenía la edad recomendada, y hoy le han puesto la tercera dosis y dentro de un año tendremos que hacerle la última de repetición.

Se recomienda no administrarla con otras vacunas, así los efectos secundarios disminuyen. En el caso de mi hijo, decir que es la única vacuna que le ha dado efectos secundarios y ha estado más pachucho, llorón y con fiebre, que le ha durado entre 3 y 4 días. La primera vez más alta, la segunda un poco menos, y veremos qué tal va con la tercera.

Como curiosidad: darle el pecho mientras le vacunan nos viene de maravilla para evitar que llore con el pinchazo, que, obviamente, les duele y mucho. Hoy no ha derramado ni gota 😉

Muchas madres comentan que su pediatra no “le deja” hacerlo. Yo no pregunto al entrar en la consulta, lo hago directamente y ya está 😛

Calabaza, no sólo para Halloween

Veo calabazas por todas partes. Por la calle, en el supermercado, en las tiendas de decoración, en las redes sociales… muchas solamente con la finalidad decorativa de Halloween. Y es que mañana es el día, y en Europa, a pesar que no es nuestra tradición, cada vez se celebra más.

fuente de la imagen: 7-themes.com

fuente de la imagen: 7-themes.com

Por suerte la calabaza es muy apreciada para comer en casa. Es un alimento muy interesante y que nos da mucha versatilidad porqué se puede preparar de muchísimas formas, y además suele gustar a grandes y pequeños. Las hay de muchos tipos, formas y colores, aunque todas tienen prácticamente las mismas propiedades.

A nivel nutricional nos aporta mucha agua, pocos hidratos de carbono y pocas grasas, con lo cual es un alimento poco calórico, apto para cualquier dieta de adelgazamiento y para niños y bebés. Nos aporta fibra, vitaminas (betacarotenos, C, E y del grupo B) y minerales (especialmente potasio, y en menos cantidad fósforo y magnesio). Es un alimento antioxidante y tiene un ligero efecto laxante.

A los bebés, puede introducirse a partir de los 6/7 meses, con las primeras verduras. Es de fácil digestión y al tener un sabor un poco dulzón les gusta mucho. Es muy rica tanto en puré como en crema, y también para quién escoja el baby led weaning (BLW) para la introducción de alimentos a sus hijos, cortada a daditos la pueden comer fácilmente con las manos.

La calabaza la podemos cocinar de infinidad de maneras: risotto, cremas, purés, asada, postres, para acompañar carnes, etc. Para gustos colores 😉

Os dejo una idea de receta con calabaza para las primeras introducciones al bebé (más de 6 meses): necesitaremos un trozo de calabaza, una patata pequeña (yo pongo el doble de calabaza que de patata, para haceros la idea del “trozo”), una zanahoria pequeña y aceite de oliva. Lo cocemos al vapor (puede ser hervido con poca agua, para aprovechar los nutrientes que se van al agua -con la cocción al vapor no pasa-), y una vez cocido, le ponemos un chorro de aceite de oliva virgen en crudo y trituramos. Yo la hago con la Babycook.

Et voilà! Una rica papilla para nuestro bebé que seguro que le encantará. A mi hijo le chifla 🙂